El marco legal ha evolucionado en los últimos años para asegurar una gestión empresarial transparente y ética. La implementación de un canal de denuncias en empresas forma parte de este movimiento, y no es solo una mera opción: en muchos casos, es una obligación legal. Pero, ¿qué empresas están realmente obligadas a implementarlo?

Las bases legales detrás del canal de denuncias

Para entender la importancia del canal de denuncias, hay que mirar primero la legislación en vigor. La Directiva (UE) 2019/1937 del Parlamento Europeo establece la obligatoriedad de este canal para las empresas con más de 50 empleados.

En España, esto ha sido adoptado por la Ley 2/2023, que refuerza las medidas contra la corrupción y protege a aquellos que denuncian malas prácticas.

¿Es realmente necesario?

Muchas empresas pueden preguntarse si realmente necesitan un canal de denuncias. La respuesta es sí, especialmente si cuentan con 50 empleados o más.

La política de responsabilidad social corporativa juega un papel crucial en esta decisión, ya que las empresas con un compromiso ético y social claro se benefician de la confianza de sus empleados y clientes.

Entendiendo el papel del whistleblower

Un whistleblower, o informante, es una persona que señala irregularidades o malas prácticas dentro de una organización. Estas personas son esenciales para mantener la integridad empresarial y evitar problemas legales en el futuro. Su protección y la promoción de un entorno seguro para denunciar es esencial.

El papel clave del Delegado de Protección de Datos

Dentro de las organizaciones, el Delegado de Protección de Datos (DPO) se encarga de garantizar la privacidad y protección de los datos.

El rol de DPO es especialmente crucial en el contexto del canal de denuncias, donde la confidencialidad es primordial. En muchos casos, es obligatorio tener un DPO, sobre todo en empresas con más de 50 empleados que manejen datos sensibles.

Implementando el canal: consideraciones clave

Al implementar un canal de denuncias, es crucial considerar diversos factores:

  • Elección de gestión: Puede ser interna o externa. La gestión externa, como un canal de denuncias ofrecido por consultoras, puede ofrecer una mayor objetividad.
  • Cumplimiento con las leyes: Asegurarse de que el canal cumple con todas las especificaciones legales, desde la Directiva Whistleblowing hasta la normativa nacional.
  • Promoción y educación: No solo es importante tener un canal, sino asegurarse de que los empleados sepan de su existencia y cómo usarlo.

Los beneficios de un canal de denuncias

Tener un canal de denuncias no es solo una obligación, sino una ventaja.

Estos canales  fortalecen la cultura empresarial, promueven la transparencia y evitan posibles sanciones legales.

Además, pueden ser herramientas valiosas en áreas específicas como la prevención del blanqueo de capitales o la protección de menores en entidades educativas y deportivas.

Conclusión

La integridad y transparencia empresarial son más importantes que nunca. Con las leyes actuales, es esencial para las empresas implementar y promover activamente un canal de denuncias, protegiendo a quienes denuncian y asegurando el cumplimiento ético en todos los niveles. 

Recuerda que puedes implementar tu canal de denuncias de forma totalmente gratuita con Trusty para dar cumplimiento a la ley y evitar posibles sanciones.

Temas Relacionados

Programa de compliance. Canal de denuncias