La figura del whistleblower también conocido como alertador o informante, ha adquirido gran importancia en el mundo del compliance, especialmente en el contexto empresarial. Este papel, aunque esencial, también enfrenta retos y desafíos, principalmente en cuanto a la protección que se le brinda al individuo.

¿Quién es un Whistleblower?

Un whistleblower es una persona que destapa actos ilícitos o conductas irregulares dentro de su organización, ya sea una empresa, entidad pública u otra institución. Esta denuncia puede realizarse tanto internamente, si la empresa cuenta con un adecuado canal de denuncias, como externamente a través de medios de comunicación o autoridades competentes.

Es importante diferenciar entre un simple denunciante y un whistleblower. Mientras que la denuncia generalmente requiere la identificación del denunciante, los sistemas de compliance permiten, y a veces animan, que las denuncias se realicen de manera anónima.

Relevancia de los Whistleblowers

Estos alertadores son vitales para las empresas porque permiten detectar a tiempo acciones ilícitas o contraproducentes, evitando así posibles sanciones y daños a la reputación de la organización. Para la sociedad, los whistleblowers han desempeñado un papel crucial al exponer casos de corrupción, abuso y otros ilícitos.

Sin embargo, la decisión de denunciar no es fácil. Los whistleblowers a menudo enfrentan represalias, desde el despido hasta amenazas. Es aquí donde entra en juego la ley de protección a denunciantes de corrupción en España, que busca garantizar la seguridad y confidencialidad de los informantes.

¿Qué Protección Legal Existe?

La ley 2/2023, que es la transposición de la Directiva Whistleblowing europea, establece medidas de protección para estos informantes. Entre ellas, la implementación obligatoria de un canal de denuncias en organizaciones con más de 50 empleados, así como la prohibición de tomar represalias contra ellos. Esta ley es esencial para garantizar que los whistleblowers tengan el respaldo necesario para reportar conductas indebidas sin temor a represalias.

Para asegurarse de que una organización cumpla con estos requisitos, es aconsejable optar por un software específico para el canal de denuncias. Estas herramientas garantizan aspectos cruciales como la confidencialidad de los informantes y permiten denuncias anónimas.

Conclusión

La figura del whistleblower es esencial para garantizar la integridad y transparencia en las organizaciones. Su protección legal es una parte fundamental para fomentar un ambiente en el cual las personas se sientan seguras al denunciar actos ilícitos.

Temas Relacionados

trusty report whistleblowing

Trusty Free
Software de denuncia de irregularidades

Cumplimiento fiable de la Directiva de la UE sobre denuncia de irregularidades y de la legislación estadounidense en la materia.

Instantáneo. Seguro. Sin complicaciones.


CONSIGUE Trusty ¡Gratis!

También puedes registrarte en Trusty directamente a través de WordPress:


wordpress whistleblower hotline