La cifrado en el canal de denuncia juegan un papel fundamental en la promoción de la transparencia y el cumplimiento normativo dentro de cualquier empresa. Proporciona a los empleados un medio seguro para informar sobre conductas indebidas, fraudes, corrupción u otras prácticas cuestionables dentro de la empresa, sin temor a represalias. Sin embargo, para que este canal de denuncia sea efectivo, es crucial garantizar un cifrado completo de extremo a extremo en su funcionamiento, garantizando en todo momento la confidencialidad del denunciante y la información suministrada en la denuncia.

El cifrado de extremo a extremo se refiere a un método de protección de datos que asegura que la información solo sea legible (y accesible) para el remitente y el destinatario, sin poder ser interceptada o descifrada por terceros, incluidos los compañeros de la propia empresa, independientemente del cargo que ocupen. En el contexto de un canal de denuncias de irregularidades (“canal Whistleblowing”), esto implica que los mensajes enviados por los denunciantes y recibidos por los encargados de investigar las denuncias deben estar encriptados de manera que solo puedan ser accesibles para las partes autorizadas.

Por qué el cifrado en el canal de denuncias

La importancia de este cifrado completo radica en varios aspectos clave. En primer lugar, protege la identidad del denunciante. Muchas veces, los empleados pueden temer represalias o consecuencias negativas por informar sobre irregularidades dentro de la empresa. El cifrado de extremo a extremo garantiza que su identidad permanezca anónima para cualquier persona que no esté directamente involucrada en la gestión de la denuncia, lo que fomenta una mayor participación y confianza en el proceso.

En segundo lugar, el cifrado en el canal de denuncia completo protege la confidencialidad de la información compartida en la denuncia, que puede implicar a varios compañeros de la empresa. Al utilizar un cifrado sólido en este proceso, se reduce significativamente el riesgo de que la información sea comprometida durante su transmisión.

Además, el cifrado en el canal de denuncias fortalece la credibilidad. Este aspecto es muy importante, ya que si los empleados confían en la protección de su identidad durante los procesos de denuncia, animará a que reporten en el futuro cualquier irregularidad producida dentro de la empresa.

Otro aspecto importante es la protección legal y regulatoria. En muchos países, existen leyes y regulaciones que protegen a los denunciantes de represalias por informar sobre actividades ilegales o poco éticas en el lugar de trabajo (gran ejemplo de ello es el Reglamento europeo en materia Whistleblowing). El cifrado completo de extremo a extremo puede ser un requisito legal para cumplir con ciertas normativas de privacidad y protección de datos, asegurando que la empresa cumpla con sus obligaciones legales mientras protege a los denunciantes.

Para garantizar un cifrado completo en los procedimientos de denuncias internas de irregularidades es crucial contar con una plataforma o soporte que provea de las herramientas necesarias para tal fin. Este método marca una gran diferencia con respecto al reporte de denuncias por irregularidades por email o mensajes de texto, vías que no garantizan la encriptación plena de los datos e información, y su protección, incluida en las denuncias.